¿Sabes aplicar las técnicas de R.C.P.?

Una de las materias que impartimos en nuestros cursos de socorrista en Cádiz y en Sevilla son las técnicas de reanimación cardiopulmonar, conocidas por las siglas RCP. Una serie de técnicas que se aplican cuando un accidentado ha dejado de respirar y cuyo conocimiento y dominio puede llegar a salvar la vida de esa persona.

Se trata de unas técnicas pensadas para restablecer la actividad respiratoria y los latidos del corazón en una persona que ha dejado de respirar, bien sea por un accidente, por una inmersión prolongada en el agua, por un traumatismo o por otras muchas causas. Su objetivo es mantener activa la circulación de la sangre en el accidentado, para mantener el riego sanguíneo en sus órganos vitales y así reducir considerablemente la posibilidad de que pueda sufrir daños irreversibles. La RCP, en caso de ser necesaria, debe aplicarse hasta que se produzca la llegada de personal médico que le atienda con los recursos apropiados.

En nuestros cursos de socorrista en Cádiz y en Sevilla aprenderás que las técnicas RCP consisten en la aplicación conjunta de dos acciones: las compresiones en la zona pectoral para recuperar la actividad cardiaca, y por otra parte, es la respiración boca a boca para que sus pulmones sigan recibiendo aire. Para que la RCP sea efectiva es muy importante colocar a la persona que ha dejado de respirar en la posición adecuada, así como ejercer la compresión en la zona correcta. Igualmente, las compresiones y la ayuda respiratoria deben mantener un ritmo concreto.

Gracias a las maniobras de RCP aplicadas por los socorristas y técnicos de ForAqua puede salvarse la vida de muchas personas que sufren un accidente.

 

Deja un comentario